Provincia Polaca Français

English

Po polsku

Capítulo General Provincia Polaca Convento de Cracovia Benefactores  
San Jacinto Guía del viajero Contacto Enlaces  



Los Dominicos llegaron a Polonia por la iniciativa de Ivo Odrowąż, el Obispo de Cracovia. Alrededor de 1220/1, envió a Cracovia un grupo de sacerdotes, entre ellos su propio sobrino, Jacinto Odrowaz, al noviciado dominico en Bolona. Después de un período de formación de un año, retornaron a Polonia y, alrededor de 1222, fueron dados a la Iglesias de la Santísima Trinidad en Cracovia.

En 1225 Gerardo de Wroclaw, quien se había graduado de la Universidad de París, vino a ser la cabeza de los Dominicos Polacos. Los envió a Praga, Plock, Sandomierz, Gdansk (Danzig), Kamien Pomorski y Wroclaw (Breslau), donde fundaron conventos, fijaron el límite de la Provincia Polaca, establecida en 1225.

En el siglo XIII los dominicos erigieron sus conventos en las ciudades principales de las diócesis polacas, especialmente en las regiones más urbanizadas, tales como la Silesia y la Bohemia. Hacia el 1300, se habían levantado cincuenta y cuatro conventos. En 1301, después de la separación de las provincias de Bohemia y Moravia, sólo quedaban 32 de las iglesias en la Provincia Polaca, de la cual, en los siglos XIV - XVI, también Silesia, Pomerania y Prusia fueron separadas. Mientras que la frontera del país se movía hacia el este, se erigían veinte nuevas casas dominicas, de las cuales diecinueve estaban localizadas en el ├írea Ortodoxa (en particular en Rutenia?) y una en Vilnius, Lituania. Los Dominicos Polacos comenzaron a tomar parte activa en el proceso de cristianización, especialmente en las ciudades. No sólo reunieron y consolidaron la "elite" social y religiosa, sino que también eran muy activos entre toda la población. Los Dominicos propagaron el modelo occidental de cristianismo, que estaba estrechamente conectado a la cultura escolástica. El sistema educativo Dominico en Polonia no era muy diferente del modelo monástico general. Con el paso del XIV al XV se estableció un Estudio General en Cracovia. En 1450 fue incorporado a la Academia de Cracovia.

Alrededor de 1230 los Dominicos comenzaron sus misiones en Prusia. Estuvieron también activos en Lituania, especialmente en Rutenia, donde establecieron vínculos entre la Iglesia Ortodoxa Rutena y el Occidente Católico. Sin embargo, sólo después de que esas tierras fueran incorporadas a Polonia, se establecieron los Dominicos en las regiones Rutena y Lituana.

La Reforma suprimió más de veinte conventos, provocando una crisis de la vida comunitaria y las vocaciones. También debilitó considerablemente la posición de la Orden Dominica. Desde el fin del siglo XVI la Provincia Polaca estaba siendo renovada. En 1612 la Provincia Rutena, con sus doce casas, se separó de los conventos Orientales, mientras que en 1647 emergió la Provincia Lituana.

En el siglo XVII, que vio el mayor crecimiento de la Orden Dominica en Polonia se fundaron alrededor de 100 nuevos conventos, especialmente en las regiones Lituana y Rutena. El proceso, sin embargo, se desaceleró en el XVIII. Hasta la primera partición de Polonia en 1772, no se habían fundado ni siquiera veinte nuevas casas.

El incremento en el número de Dominicos estimuló el crecimiento de los estudios y bibliotecas. Aparte del Estudio General en Cracovia, se montaron casas de estudios también en las provincias nuevas: en Lvov (1607), Vilnius (1646), Varsovia (1700), Podkamien (1746) y Grodno (alrededor de 1750).

Desafortunadamente, en numerosos conventos pequeños, desparramados en villas, los dominicos cuidaban más sus granjas que los estudios y los deberes pastorales.

Después de la tercera partición de Polonia, los conventos en el territorio antiguo de Polonia y Silesia fueron suprimidos. Hasta 1918 sólo sobrevivió una pequeña Provincia de Galicia, con sus doce monasterios. La Provincia Polaca de S. Jacinto fue re-inaugurada en 1927 dentro de los nuevos límites de Polonia. Entre las guerras, se abandonaron tres conventos menores en el este para volver a ciudades mayores, esto es, Lublin, Poznan y Varsovia. Por ese tiempo los Dominicos empezaron a trabajar en las universidades, comenzaron a publicar, tomar cuidado pastoral de los estudiantes e iniciaron las misiones en China.

Durante la Segunda Guerra Mundial perecieron catorce monjes. Después de los cambios politicos subsiguientes, se debieron abandonar siete casas en los territorios ocupados por la Unión Soviética. Pero los Dominicos se las arreglaron para retornar a Gdansk (Danzig) Wroclaw (Breslau) y Varsovia. La actividad pastoral en el entorno académico, iniciada en Poznan antes de la Segunda Guerra Mundial, ahora continuó en otros conventos. En 1958 se estableció en Varsovia el Instituto Tomista, mientras que en 1973 apareció una publicación mensual: el "W drodze". Posteriormente evolucionó hasta convertirse en una editorial. El último cuarto de siglo ha visto un desarrollo verdaderamente dramático en la Provincia. El número de hermanos se ha duplicado (ya excede los 450). Se fundaron nuevos conventos en Szczecin (Stettin), Rzeszow, Ustron y Sandomierz. Los Dominicos Polacos han erigido también una casa en Vitebsk en Belarus, Munich y Nueva York. Actualmente la Provincia Polaca consta de 13 conventos y siete casas.